Los Consumidores merecen estar protegidos frente a los crecientes costes de la expansión nuclear de Vogtle

SACE empleado David Roman traducido este post de la original se encuentra aquí.

Vogtle Construction July 30, 2015 Photo: High Flyer, Courtesy of SRS Watch.

En menos de una semana la Comisión Publica de Servicios de Georgia (PSC) tendrá la oportunidad de proteger a los contribuyentes de Georgia Power del incremento de costes de construcción de los dos reactores nucleares adicionales en la Planta Vogtle, situada en la ribera del rio Savannah. El martes 18 de agostos, los Comisionados votaran si aprueban los $169 millones de dólares de gastos reportados para el periodo en el expediente Vogtle Construction Monitoring (VCM). Miles de millones de dólares han sido consumidos en un proyecto que con menos de un 25% de finalización después de 3 años y medio, ya estima retrasos que van a extenderse más allá de los 39 meses actualmente previstos.

Como los potenciales beneficios para los clientes han sido case completamente diluidos, de acuerdo a expertos que testificaron a favor del Staff de la Comisión, SACE proporciono varias recomendaciones en nuestro informe final presentado el pasado viernes 7 de agosto, que de ser implementadas, podrían aumentar la protección de los clientes de Georgia Power y facilitar más información en las medidas de mitigación medioambiental que impactan al rio Savannah. Debido a la controvertida legislación estatal aprobada en 2009, Georgia’s Nuclear Energy Financing Act (SB31), más de $1.2 millardos  han sido recaudados anticipadamente a clientes residenciales y pequeños comercios para pagarlos costes financieros e impuestos a través de la tarifa (Nuclear Construction Cost Recovery – NCCR). A causa del retraso de 39 meses, los costes del proyecto se han disparado. La participación de Georgia Power del 45.7%, (socio mayoritario en la planta) se ha incrementado un 25%, pasando a ser más de $7.5 millardos comparados con los costes inicialmente certificados de $6.1 millardos Este incremento de costes no recoge el mas de $1 millardo en litigaciones pendientes entre los dueños del proyecto y los contratistas. Más demoras incrementaran los costes todavía más, junto a un retraso adicional de 3 meses y medio en la prestación de testimonios, además la constatación de los retos de ingeniería y construcción todavía pendientes, claramente los clientes van a pagar todavía más.

Debido a este retraso de 39 meses, un cliente residencial medio de Georgia Power que solo utilizara 1,000 kilovatios hora por mes vería incrementada su factura total en $319 o $6.26 por mes para el periodo Abril 2016 a Junio 2020. Este incremento de tarifa de $319 se repartiría en $132 por mayores costes de combustibles y $187 por mayores costes NCCR. Para el incremento de la media mensual de $6.26, $3.67 corresponderían al cargo en tarifa por costes NCCR,y $2.59 a costes de combustibles. De acuerdo con Georgia PSC’s Georgia Power Bill Calculator, un cliente residencial que usa 1.000 kilovatios hora paga una media de $6.45 al mes y esta cantidad se verá incrementada en un monto adicional de $3.67, o un aumento del 57%.

La dramática erosión de cualquier potencial beneficio reduce la viabilidad financiera de la expansión de Votgle y socava completamente los argumentos de Georgia Power sobre los beneficios a largo plazo para los contribuyentes. Esta situación  hace todavía más probable que la Unidad 4 no sea necesaria y hace crítica realizar una seria consideración sobre si la Unidad 4 debe continuar o ser retrasada. Durante la sesión de Junio 23, los testigos expertos por parte del Staff de la Comisión confirmaron que el total de ingresos requeridos que podrían ser cargados a los clientes de Georgia Power podría ascender a la friolera de $30 millardos, significando que los costes totales del proyecto (sin incluir decomisiones) alcanzarían la asombrosa cifra de $65 millardos (avisados quedan los clientes de  los otros propietarios, Oglethorpe Power, MEAG y Dalton Utilities). Incluso los inversores están siendo advertidos de evitar invertir en valores de Southern Company dados los serios problemas en Votgel y Kemper, una planta de gasificación de carbón en construcción en Mississippi.

Nuestra recomendaciones incluyen:

  • Para proteger a los contribuyentes y ayudar a minimizar los impactos financieros de los sobrecostes, la Comisión debería reducir la tasa actual permitida de retorno en capital (ROE) del 10.95% siempre que la compañía comience a imputar cualquier gasto en retorno de capital sobre los costes totales de capital. (Lea el artículo de AP del periodista Ray Henry’s)
  • El Staff de Asesoramiento y la Compañía deberían requerir la preparación de una evaluación económica para un periodo de 40 años, además de la ya requerida para 60.
  • Adicionalmente a proporcionar los costes asociados con las medidas de mitigación medioambiental, la Compañía debería ser requerida para que prepare una descripción de que medidas de mitigación medioambiental se hallan incluidas, su calendario estimado de implantación y/o de cumplimiento y los costes estimados totales de tales requisitos.
  • El Staff debería ser requerido para que proporcione un coste proyectado razonable para Votgle a partir del cual es claramente no económico su continuación, y reportarlo como tal en todas las subsecuentes revisones del proyecto.

Esperamos que la Comisión empiece a proteger ya de una vez a los clientes en vez de continuar dando largas regulatorias. Hay demasiado en juego y el tema está cada vez más lejos de aclararse.

No Comments

rssComments RSS

No comments. Be the first.

Sorry, the comment form is closed at this time.